Variante B.1.1.7 de COVID-19 se propaga con mucha facilidad en niños

El director de Investigación en Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Minnesota en Estados Unidos, el Dr. Michael Osterholm, quien en declaraciones pasadas había apoyado la decisión de que los niños regresaran a las escuelas, se retracta luego de que la variante B.1.1.7 de COVID-19 sea muy infecciosa en los menores de edad.

El experto comentó que, la nueva cepa que se originó en Gran Bretaña, crea un paradigma distinto al que ya se manejaba. Con variantes anteriores, los niños menores de octavo grado no se infectaban ni enfermaban con regularidad.

En zonas de Estados Unidos, como Minnesota y Michigan, han reportado con esta nueva cepa más casos de niños contagiados y personas jóvenes hospitalizadas con síntomas graves.

Osterholm declaró que los niños son altos portadores del virus y contribuyen a su propagación, por lo que planteó que las condiciones de permitir que los niños vayan a clases se tienen que volver a evaluar.

Asimismo, no hay tiempo para esperar a las vacunas y evitar los contagios, explicó el especialista, porque no hay suficientes dosis para las próximas 6 y 8 semanas que ayude a superar los aumentos de contagiados en los países que hay presencia de B.1.1.7 y se ha permitido que los niños asistan a clases.

De igual forma, se les ha dado prioridad a las personas de mayor edad a vacunarse, por lo que además, en los últimos días, las personas contagiadas han sido jóvenes y niños. Según investigaciones, la cepa británica puede ocasionar enfermedades más graves e incluso puede ser más mortal.

El Dr. Anthony Fauci, por otro lado, exaltó que para tratar de evitar más contagios se deben duplicar las medidas de bioseguridad como evitar multitudes, usar mascarilla y mantener distancia social, así como realizar programas de vacunación rápidos y eficientes. El doctor pide paciencia a las personas porque el confinamiento no será permanente, pero ayudará a que se pueda retomar nuevamente el control sobre el virus.